martes, junio 18

La Real Sociedad somete al Celta y ya está en semifinales de Copa Fútbol | Deportes

La Real Sociedad fue superior al Celta y está en semifinales de Copa a la espera de rival. Casi sin sudar, con ventaja desde el principio, los de Imanol fueron mejores, pese al resultado final, y merecieron el premio de disputar dos partidos para clasificarse para el campeonato de España.

1

Iván Villar, Kevin Vázquez, Mihailo Ristic, Carlos Domínguez, Carl Starfelt, Jailson (Aspas, min. 64), Renato Tapia (Fran Beltrán, min. 72), Miguel Rodriguez (Luca De La Torre, min. 45), Williot Swedberg , Hugo Álvarez y Anastasios Douvikas

2

Remiro, Zubeldia, Jon Aramburu, Le Normand, Tierney (Elustondo, min. 38), Martín Zubimendi, Oyarzabal (Jon Magunacelaya, min. 89), Merino, Brais (Jon Pacheco, min. 78), André Silva (Arsen Zakharyan, min. 45) y Sheraldo Becker (Sadiq, min. 78)

Objetivos 0-1 min. 1: Oyarzábal. 0-2 min. 65: Sheraldo Becker. 1-2 min. 91: Luca De La Torre.

Árbitro César Soto Grado

Tarjetas amarillas Anastasios Douvikas (min. 47), Merino (min. 65), Unai Núñez (min. 74), Jorgen Strand Larsen (min. 92), Mihailo Ristic (min. 94) y Jon Magunacelaya (min. 95)

Benítez quiso darle una vuelta de tuerca al equipo que apenas unos días antes había caído ante la Real en Liga, «porque no somos tontos y aprendemos de los errores», pero en el minuto 2 ya había mordido el polvo en un saque de banda. de longitud, varios rebotes, la asistencia de Merino, que las ganó todas en el aire y también a ras de suelo, y el oportuno disparo de Oyarzabal, siempre en el sitio adecuado.

El conjunto celta, tan novedoso, queriendo parecerse al que desbastó al Valencia en la ronda anterior, fue una amalgama de individualidades, no una suma. Con el marcador en contra tan pronto, el que más se movió fue Iago Aspas, pero sin posibilidad de intervenir, porque estaba calentando el banquillo. Los que estaban en el terreno de juego no se entendían, se enredaban, tropezaban y perdían balones constantemente, y a su pesar. Recuerdo, allí, en la portería, chupando humedad, que el río pasa cerca, sin más trabajo que estar atento a lo que pasaba más allá de su área, porque sus rivales no encontraban ni la más mínima conexión.

Mientras el Celta sufrió en cada jugada a balón parado, y fueron pocas, o cuando el nuevo Becker hizo gala de sus encantos, y su velocidad, en sus primeros minutos con la camiseta de la Real, que estuvo más cerca del segundo que el que empató el conjunto vigués. La mejor noticia para el equipo celeste se iba al descanso con un marcador tan magro para la Real, porque en la presión siempre ganaba el conjunto donostiarra, en el cuerpo a cuerpo también, y en el terreno de las ideas, el conjunto de Imanol tuvo una muy Definió uno, y la bombilla del Celta no se encendió. La peor noticia para la Real fue la baja de Tierney por lesión. El jugador escocés se suma a la maldición de los laterales blanquiazules, que han ido cayendo partido a partido en las últimas jornadas.

Los de Benítez presionaron con más fuerza al inicio de la segunda parte, pero vieron la portería de la Real desde muy lejos. Cuando Aspas y Mingueza saltaron al campo no era tarde, pero como si lo fuera, porque aún no habían tocado el balón cuando Brais, un cuñado del mismo palo, vio el desmarque del debutante Becker, que partió desde su campo para plantarse delante de Villar, que estaba a media salida, y marcar el segundo de la Real Sociedad.

Aspas generó más peligro en los tres primeros balones que llegaron a sus pies que el resto del conjunto atacante del Celta en todos los minutos previos. Al capitán no le quedó más remedio que intentarlo en solitario, aunque se le complicó mucho con un rival cómodo a sus espaldas, con los tres centrales que ordenó Imanol para no sufrir los previsibles tumultos del conjunto gallego. Con Sadiq como palomar, buscando su carrera, una vez retirado Becker, llegó y besó al santo en Balaídos.

No pasó nada más, porque ni la Real lo necesitaba, ni el Celta, aunque De la Torre marcó en el tiempo añadido para darle sabor a los instantes finales, por lo que, resignados, los de Benítez se quedaron fuera y el equipo donostiarra, en la semana del San Sebastián Sebastián Tamborrada, cantan la marcha de Sarriegi camino a semifinales. Casi sin despeinarse.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.