martes, junio 18

La guerra en Gaza obliga a Arabia Saudita a involucrarse nuevamente en la causa palestina | Internacional

Los términos elegidos por Arabia Saudita para condenar el bombardeo israelí del martes contra el campo de refugiados de Jabalia en Gaza fueron reveladores: el ataque fue «inhumano» y la ofensiva sobre la «asediada» Gaza un «baño de sangre» cometido por «las fuerzas de ocupación israelíes». Esta censura ha sido la última demostración de que la firma del acuerdo para normalizar las relaciones entre la gran potencia árabe e Israel no sólo ha dejado de estar en ciernes -Riad anunció su congelación el 13 de octubre-, sino que el pacto parece imposible de acortar a corto plazo. . Los bombardeos israelíes contra objetivos civiles en la Franja se han llevado consigo las palabras que el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, pronunció el 20 de septiembre en una entrevista con Fox News: el hombre fuerte del régimen saudí afirmó que el acuerdo era “todas las día más cercano”.

Con más de 9.000 habitantes de Gaza masacrados, según el Ministerio de Salud de Gaza, ni siquiera una monarquía absoluta como la saudí se atreve a continuar con una normalización que alguna vez fue descrita en el mundo árabe como jiyanah (traición). Por el contrario, Riad lidera ahora iniciativas como la declaración conjunta publicada la semana pasada por nueve países árabes para denunciar “las flagrantes violaciones del derecho internacional” cometidas por Israel en Gaza.

La ofensiva militar israelí no ha dejado a los saudíes otra alternativa que intentar recuperar “su posición central en el mundo islámico en un momento de sufrimiento musulmán en Gaza”, analiza Kristian Coates Ulrichsen, experto en Oriente Medio del Instituto Baker de Medicina, en correo electrónico. Universidad Rice, en Houston. “Los líderes sauditas deben mantener un cuidadoso equilibrio entre su diálogo con Estados Unidos e Israel (…) y los altos niveles de ira pública por la situación en Gaza”, subraya este especialista. Arabia Saudita, explica Ulrichsen, “también tiene autoridad religiosa como custodio de las mezquitas sagradas de La Meca y Medina”. [los dos principales lugares santos del islam]”.

La congelación del diálogo con Israel ha sido “inevitable”, también para la analista palestina Yara Hawari. Los sauditas, dice por correo electrónico, “no podrían establecer relaciones con los israelíes mientras masacran a los palestinos en Gaza”. Un gran número –al menos 3.730– de los palestinos que han muerto en la Franja también simbolizan la esencia de un civil inocente: eran niños.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Suscribir

Arabia Saudita nunca ha condenado a Hamás por el ataque del 7 de octubre contra Israel, que causó 1.400 muertes y precipitó la respuesta militar israelí. Riad ha evitado calificar de terrorista al grupo fundamentalista palestino, ignorando las presiones de Estados Unidos, reveladas por El Correo de Washington. En su reciente gira por Oriente Medio, el secretario de Estado Antony Blinken también fue objeto de un desaire por parte del heredero saudí. El príncipe le hizo esperar 10 horas antes de reunirse con él el 15 de octubre.

Israel estableció por primera vez relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Marruecos, dentro de los llamados Acuerdos de Abraham de 2020, elogiados por sus firmantes y su patrocinador -Estados Unidos- como acuerdos de “paz”, que, casi paradójicamente, Entre sus contrapartes se encuentran los ventajosos contratos de venta de armas estadounidenses y, para Marruecos, el reconocimiento por parte de Washington de su soberanía sobre el Sáhara Occidental. La normalización con Arabia Saudita también fue presentada como un pacto de paz “histórico”, ya que ese país es la gran potencia sunita, el gran juego con el que el Gobierno israelí aspiraba a dejar atrás definitivamente su aislamiento diplomático en su región. , al tiempo que relega la cuestión palestina al cajón de las causas perdidas.

El mismo año en que se firmaron estos acuerdos, el mayor barómetro de opinión de Oriente Medio, el Índice de Opinión Árabe, situó sólo a uno 6% los sauditas que apoyaron la normalización con Israel. La encuesta reveló otro dato: El 79% de los saudíes consideraba entonces que la cuestión palestina concierne a todos los árabes; la “simbiosis y solidaridad entre las causas árabe y palestina” a la que aludió Edward Said en La cuestión palestina. En ese ensayo, Said describió cómo los regímenes árabes, al carecer de legitimidad democrática, tradicionalmente han temido la extensión del “potencial revolucionario” de la causa palestina a sus países. Expertos como el historiador Rachid Khalidi y otros analistas consideran que la marginación de la cuestión palestina en el diálogo entre Riad y el Gobierno israelí puede haber sido uno de los detonantes que precipitó el ataque de Hamás.

El catedrático de estudios árabes e islámicos de la Universidad Complutense Ignacio Álvarez-Ossorio mantiene por teléfono otro aspecto que puede haber pesado en la congelación del diálogo con Israel: el «gran divorcio» entre la «gerontocracia» que ha liderado el reino de los Saud durante décadas y jóvenes sauditas. A sus 38 años, Bin Salmán, impulsor del acercamiento, pertenece a una generación ajena al panarabismo en la que estableció solidaridad con la causa palestina. Pero después de los ataques del 7 de octubre, hay señales de que el poder pro palestino, que gira en torno al rey Salman, de 87 años, puede haber impuesto sus puntos de vista.

Desarrollo economico

Para el director de programas para Oriente Medio y Norte de África de la ONG Crisis Group, Joost Hiltermann, en realidad “el principal impulso para la normalización entre Arabia Saudita e Israel provino de Israel y Estados Unidos”, no de los propios sauditas. . que “sólo estaban intentando negociar un pacto, que no sabemos si se habría cerrado”, explica por teléfono desde Bruselas. Riad había condicionado su firma a obtener una garantía de protección militar estadounidense y luz verde para un programa civil de energía nuclear con el apoyo de Washington.

Este acuerdo también tenía un objetivo estratégico. Hiltermann sostiene que Riad aspiraba a avanzar hacia “una región estable para crecer económicamente. Y para eso, para ellos era importante algún tipo de compromiso tanto con Irán como con Israel”. En 2016, el príncipe heredero había presentado su proyecto estrella: la Agenda Visión 2030, una hoja de ruta para acabar con la dependencia del petróleo, que pasa por diversificar la economía del país, atraer inversiones y desarrollar sectores como el turismo -por ejemplo, acoger grandes eventos deportivos- y la industria del entretenimiento. Esta liberalización de pan y circo sin apertura política salió mal con una confrontación frontal con un país cercano y protegido por Washington como Israel.

La guerra en Gaza ha complicado significativamente estos planes de desarrollo sauditas, sostiene Ulrichsen, quien afirma que su implementación será mucho más difícil si el país queda “atrapado en el fuego cruzado de otra guerra regional”.

Riad está particularmente preocupado por el riesgo de una escalada con Irán por la guerra de Gaza. El reino árabe restableció relaciones con Teherán en marzo, dentro de la misma lógica de apaciguamiento regional que lo llevó al diálogo con Israel. Irán financia tanto a Hamás como a su aliado libanés, la milicia chiita Hezbollah, y a los rebeldes hutíes de Yemen, con quienes Arabia Saudita intenta forjar una paz definitiva que le permita poner fin a su costosa implicación en la guerra de ese país vecino. El 12 de octubre, Mohamed Bin Salmán llamó al presidente iraní, Ebrahim Raisí, para reafirmarle “su compromiso inquebrantable con la causa palestina”. Si en el futuro se reanudan las ahora congeladas conversaciones con Israel, algo que los expertos consultados por este periódico ven probable, Riad probablemente exigirá «más concesiones para los palestinos» de las inicialmente previstas, subraya Ulrichsen.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin límites

_