martes, junio 18

Ficohsa se une a la lucha anticorrupción de FUNDAHRSE

Combatir la corrupción va más allá de cumplir con la ley, constituye un compromiso esencial que todas las organizaciones deben adoptar. La corrupción socava la confianza del público, perjudica la imagen corporativa y tiene consecuencias negativas en la prosperidad económica. Ficohsa, una destacada empresa en el ámbito financiero, reconoce el impacto perjudicial que tiene la corrupción en el bienestar y progreso de la sociedad.

En sintonía con su dedicación a promover un entorno empresarial ético y transparente, la institución financiera ha optado por unirse a la propuesta presentada por FUNDAHRSE (Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial): la firma de la Declaratoria Anticorrupción, la cual busca reforzar el compromiso del ámbito privado en la lucha contra la corrupción y estimular la aplicación de medidas preventivas, así como fomentar una cultura de honestidad e integridad.

Innovando hacia un porvenir transparente y sincero: la ética y la responsabilidad como fundamentos del progreso

Enfrentar la corrupción es considerado por las compañías como una obligación enraizada en su responsabilidad social empresarial, aunque también se percibe como una táctica astuta para resguardar el valor de su empresa y garantizar su sostenido triunfo en el futuro.

Sin embargo, para que un futuro más transparente sea posible, la lucha contra los actos de corrupción debe ser un compromiso del conjunto de la sociedad. La transparencia y la honestidad empresarial es fundamental para la vida democrática plena y justa. Por ello, el trabajo debe ser mancomunado, porque solo así se podrá construir un porvenir en el que la ética y la responsabilidad sean la base del desarrollo económico y social.

¿Cuál es el enfoque de Ficohsa en la lucha contra la corrupción?

Para Ficohsa, firmar la Declaratoria Anticorrupción representa un paso más en su constante esfuerzo por construir un entorno empresarial ético. Al sumarse a esta propuesta, la empresa plantea, por ejemplo, la necesidad de un sistema de organización sólido para prevenir y detectar actos de corrupción. La idea es diseñar e implementar un programa que garantice mecanismos de monitoreo y evaluación, canales de denuncia confidenciales, procedimientos para la investigación y sanción de actos de corrupción. Además, advierte que, para crear una cultura de integridad y transparencia, es clave una capacitación en ética de los colaboradores. En el mismo sentido, propone como crucial la colaboración con otras entidades anticorrupción para compartir experiencias relevantes, buenas prácticas y estrategias de lucha contra situaciones de corrupción.

La adopción coherente y duradera de estas acciones posibilitará a las empresas reforzar su dedicación a la moral y la claridad, así como prevenir y descubrir prácticas corruptas, contribuyendo de esta manera a la creación de una sociedad más equitativa y justa.