domingo, abril 21

El ejército israelí bombardea una ambulancia cerca del hospital Al-Shifa: Israel bombardea un convoy de ambulancias a pesar de la presión de Estados Unidos para proteger a los civiles en Gaza y Cisjordania | Internacional

Mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, pedía este viernes al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que hiciera “más para proteger a los civiles” en Gaza y Cisjordania, se sucedían imágenes de cadáveres y heridos por bombardeos en la Franja en pocas horas: dos a las puertas de los hospitales; en uno de los casos contra una ambulancia que, según el ejército israelí, estaba siendo utilizada por “una célula terrorista de Hamás”. En las imágenes de televisión se pueden ver cerca de una decena de cuerpos sin vida en el suelo, la mitad de ellos niños; Los habitantes de Gaza levantaban a los heridos del suelo y un convoy de ambulancias de la Media Luna Roja Palestina se alineaban, una de ellas manchada de sangre. Horas antes, en un discurso largamente esperado, el líder del partido-milicia Hezbollah, Hasan Nasrallah, eliminó el riesgo de una inminente escalada regional. Se limitó a advertir que su implicación en la guerra –potencialmente extensa, pero de momento moderada– dependerá de cómo actúe Israel en Gaza y en la propia frontera libanesa.

«Habíamos informado a la Cruz Roja, de conformidad con el derecho internacional, de que íbamos a trasladar un convoy con heridos en ambulancias desde el hospital de Al Shifa», afirmó el portavoz del Ministerio de Sanidad del Gobierno de Hamás, Ashraf al Qudra. Quien asegura que se produjeron dos bombardeos: uno a las puertas del hospital y otro, en una plaza situada a un kilómetro de distancia, en la ciudad de Gaza, la capital rodeada por tropas israelíes.

En un comunicado, el ejército israelí asegura que «varios agentes terroristas de Hamás murieron en el bombardeo» y subraya que se trata de una «zona de combate» que los civiles deben evacuar. Unos 20.000 palestinos se refugian de los ataques en Al Shifa, en cuya evacuación insisten las fuerzas israelíes porque aseguran que alberga bajo tierra el centro de mando de Hamás.

Poco después, la cadena Al Jazeera mostró otro atentado frente al Hospital Indonesio, en el campo de refugiados de Yabalia. Según su director, Atef al Kahlut, han muerto unas 50 personas, el 40% de ellas niños.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Suscribir

“No hay lugares seguros”

Ambos centros están en la zona norte, que Israel bombardea incesantemente y donde presiona a los civiles (incluidos los hospitalizados, que han recibido varias advertencias) para que se concentren en la mitad sur, con el fin de avanzar libremente en su misión de “destruir a Hamás”. La agencia de la ONU para los refugiados palestinos (OOPS) ha «perdido contacto con muchos de los refugios» de esa zona, afirmó este viernes su director en la Franja, Thomas White. “Estas son personas que buscan refugio bajo la bandera de las Naciones Unidas, protección de acuerdo con el derecho internacional humanitario. […]. Seamos claros: no hay lugares seguros en Gaza en este momento”, añadió.

El viernes fue un día de contraste entre imágenes de cadáveres y apretones de manos diplomáticos. A menos de 100 kilómetros de Gaza, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reiteró en Tel Aviv su apoyo a Israel (“no sólo tiene el derecho, sino la obligación de defenderse”, dijo), aunque con cientos de muertos al día, pidió a Israel que «haga más para proteger a los civiles palestinos» en su ofensiva y «todo lo posible» para permitir la entrada de ayuda humanitaria a través de Egipto, que se limita a decenas de camiones al día, sin combustible.

En su tercera visita a la zona, el jefe de la diplomacia estadounidense también tuvo palabras para Cisjordania, donde los colonos ultranacionalistas han expulsado a cientos de palestinos de sus hogares y el número de muertos no tiene precedentes en dos décadas. Allí también, dijo, se debe “proteger” a los civiles y “detener la violencia extrema contra los palestinos”.

El tema central del viaje fueron las “pausas humanitarias”. Han sido solicitadas de nuevo por Blinken y, «con urgencia», por el alto representante exterior de la UE, Josep Borrell, en una conversación con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Eli Cohen. Su formato se negocia ligado a la liberación de los más de 200 rehenes en Gaza y mientras las tropas israelíes avanzan en el enclave, estos días a mayor velocidad. Por un lado, es una estrategia para presionar a Hamás para que intercambie a los rehenes. Por otro lado, Israel es consciente de que el paso de las semanas y la acumulación de cadáveres que deja su ofensiva erosionarán la aprobación que recibió de Occidente tras los 1.400 muertos por el ataque de Hamás del pasado día 7.

Herido tras el ataque israelí a una ambulancia junto al hospital Al Shifa de Gaza, este viernes. Mohammed Al-Masri (REUTERS)

Este viernes, de momento, Netanyahu ha sido claro: «Seguimos con todas nuestras fuerzas e Israel rechaza una tregua temporal que no incluya la liberación de nuestros rehenes». Es decir, no rehenes para miles de prisioneros palestinos, como pide Hamás, sino secuestrados a cambio de una pausa en los ataques y la flexibilización del bloqueo total (sin combustible, y decenas de camiones con agua, comida y medicinas sólo para el sur). ) que mantiene sobre la Franja, según filtraciones a medios locales.

La “ambigüedad constructiva” de Hezbolá

Una tercera imagen marcó el día. Después de casi un mes de silencio y guerra en Gaza, Hasan Nasrallah, líder del partido-milicia libanés Hezbollah, ha pronunciado su discurso más esperado. Muchas miradas estaban puestas en el mensaje que transmitiría el grupo armado más poderoso en una frontera israelí, donde el ejército estaba en alerta “muy alta”. Ya libraron una guerra en 2006 que terminó en empate.

Consciente de la expectación, Nasrallah no se dirigió sólo a los miles de seguidores que lo escuchaban en las pantallas ondeando las banderas amarillas del movimiento. Ha hablado pensando en el resto del mundo y «con ambigüedad constructiva», como ha dicho al subrayar que «todos los escenarios están sobre la mesa» en el frente libanés. “Repito, todas las opciones están y en cualquier momento podemos elegir cualquiera”, insistió.

Desde el ataque de Hamás, su aliado en el llamado “eje de la resistencia”, Hezbolá se ha limitado a escaramuzas en la frontera en las que ha perdido medio centenar de milicianos. Aunque no tienen precedentes desde la guerra de 2006, estos ataques están lejos del potencial de Hezbollah y causan más preocupación y movilización militar en Israel que muertes en la frontera.

Nasrallah no lo ha ignorado y se ha dirigido tanto a quienes ven su implicación como tímida como a quienes temen una escalada que podría conducir a una guerra regional abierta. A los primeros les ha dicho que su papel actual «puede parecer pequeño», pero es el «más significativo», en términos de «herramientas, estrategias, armas e incluso objetivos», y obliga a Israel a desviar muchas tropas hacia la frontera. norte. Pero, sobre todo, ha matizado, no es definitivo. “Les aseguro: esto no será el final, no será suficiente”, apuntó con un símil boxístico: “La victoria llegará por puntos, no por KO”.

A estos últimos – aquellos que temen que Hezbolá arrastre a un Líbano en ruina económica e institucional a una guerra contra el ejército más poderoso de Oriente Medio – les dijo que si se hubieran limitado a «emitir declaraciones de condena», Israel » estaría atacando Gaza con todas sus fuerzas”. “Algunos dirán que estamos jugando con fuego, pero tiene sentido [lo que hacemos]”, aclaró.

Entre la retórica triunfalista y muchas frases sobre la fragilidad que mostró Israel en el ataque de Hamás, al que definió como un “terremoto de seguridad, militar, político, diplomático e incluso psicológico”, Nasrallah lanzó un mensaje bastante claro: Hezbolá entrará más o menos en juego a partir de dos elementos. Uno, “el desarrollo de los acontecimientos en Gaza”, donde “el enemigo tiene que calcular sus movimientos” porque puede dar a la milicia libanesa “más fuerza y ​​perseverancia”. Otro, la frontera que comparten, donde cada muerte de un civil en el Líbano ha amenazado con pasarle factura a Israel en la misma medida.

Seguidores del líder de Hezbollah, Hasan Nasrallah, durante su discurso sobre la guerra, este viernes en Beirut. WAEL HAMZEH (EFE)

Sigue toda la información internacional en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin límites

_