domingo, abril 21

Acusaciones de antisemitismo y contorsiones políticas: la guerra de Gaza agita a los laboristas británicos | Internacional

A medida que las encuestas predicen con más fuerza la victoria electoral de Keir Starmer en las próximas elecciones generales del Reino Unido, que todo el mundo prevé para el próximo otoño, el líder del Partido Laborista se ha vuelto más confuso en sus decisiones. El último bandazo ha causado daños políticos especialmente graves. El anuncio de que retiraba el apoyo a su propio candidato en las elecciones parciales del distrito electoral de Rochdale por propagar una teoría de conspiración antisemita en un evento electoral ha generado más malestar interno en el partido que alivio.

Este martes la situación empeoró cuando se anunció la expulsión de un segundo candidato que también había usado palabras fuertes contra Israel.

La dirección del partido había decidido dar por buena la disculpa de Azhar Ali, después de que el periódico sensacionalista Correo diario contó que el candidato había afirmado en un acto electoral, poco después del ataque de Hamás en Israel que provocó la muerte de 1.200 ciudadanos y el secuestro de 250, que el Gobierno de Benjamín Netanyahu había decidido bajar la guardia pese a estar advertido de la inminente ofensiva . “Eliminaron deliberadamente las medidas de seguridad. Permitieron que ocurriera la masacre porque les dio luz verde para hacer lo que quisieran. [whatever they bloody want, en la declaración original]”, afirma el periódico que dijo Ali ante un grupo de partidarios laboristas.

Luego, el candidato se disculpó profusamente y la dirección del partido las aceptó. Sin embargo, sorprendió a la izquierda laborista que Starmer hubiera sido tan drástico con su predecesor, Jeremy Corbyn -a quien incluso expulsó del grupo parlamentario- y con muchos de sus aliados por presunto antisemitismo que, en muchos casos, no había llegado tan lejos como el de Ali y aun así apoyó al candidato.

Las elecciones parciales de Rochdale, previstas para el 29 de febrero, responden a la muerte por cáncer del diputado laborista Tony Lloyd, que representaba a esa circunscripción. Los votantes deben acudir nuevamente a las urnas para llenar ese vacío.

Hubo tres problemas que explicarían la indecisión de Starmer a la hora de reaccionar ante las polémicas declaraciones de Ali. El 30% de los votantes de izquierda en el distrito electoral son musulmanes, y existe un malestar generalizado en esa comunidad por la ambigüedad que ha mostrado el líder laborista con respecto a los ataques de Israel a Gaza. Más de dos docenas de funcionarios laboristas musulmanes locales en la región ya han dimitido en protesta por el enfoque de los dirigentes ante ese conflicto.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

Suscribir

En segundo lugar, Ali, un candidato muy popular y claramente opuesto al extremismo islámico, ya no podía ser retirado. Según las normas electorales, el plazo había expirado. Se produce así la absurda paradoja de que seguirá presentándose como la opción laborista, a pesar de no contar con el apoyo de su partido.

Y tercero: retirar por la fuerza el apoyo a Ali habría dado alas, como finalmente ha sucedido, a la bestia negra del Partido Laborista: George Galloway, un político, presentador y periodista que, desde el populismo de extrema izquierda que lo enfrentó en Esta vez Tony Blair –a quien dedicó fuertes palabras por la guerra de Irak– logró entrar en el Parlamento por hasta cuatro distritos electorales diferentes a lo largo de 25 años. Dos veces como candidato del Partido Laborista. En otros dos, al frente de la formación que él mismo fundó, el Partido Respect. A sus 69 años, Galloway ha vuelto a presentarse por Rochdale, y su discurso pro palestino y antiélites cosecha apoyo entre una población que se siente abandonada y en su día apoyó el Brexit.

Starmer cede ante la presión

El primer ministro Rishi Sunak, a quien las encuestas auguran una derrota electoral absoluta, ha tenido la capacidad de aferrarse a la polémica como un clavo ardiendo, y ha acusado a Starmer de mentiroso sin principios. “Ha estado diciendo durante todo un año que el Partido Laborista había cambiado [al haber erradicado el supuesto antisemitismo de épocas anteriores]. Miren lo que acaba de pasar en Rochdale (…) Cinco minutos antes hablé esta noche», dijo Sunak a última hora del lunes en un acto organizado por el canal ultraconservador GB News, «y después de una enorme presión, ha decidido cambiar de opinión. “No tiene ningún principio”, acusó el primer ministro a su rival.

La dirección del Partido Laborista aprovechó la excusa de nuevas revelaciones en el Correo diario sobre las palabras del candidato Ali para finalmente ceder. Al parecer, en sus declaraciones en aquel evento electoral también acusó a Israel de buscar la expulsión definitiva de los palestinos de Gaza para apoderarse de ese territorio. “Después de conocer nueva información sobre los comentarios de Azhar Ali, el Partido Laborista ha decidido retirarle su apoyo. «Keir Starmer ha cambiado al Partido Laborista hasta volverlo irreconocible respecto a lo que era en 2019. Entendemos que estas circunstancias son muy excepcionales, pero es esencial que todos los candidatos laboristas representen sus objetivos y valores», afirmó un portavoz del partido.

Un segundo candidato, suspendido

En medio del embrollo, este martes los medios revelaron que otro exdiputado laborista, Graham Jones, que perdió su escaño por el distrito electoral de Hyndburn en 2019 ante los conservadores y el partido había vuelto a ser nominado como candidato en las próximas elecciones, también había suspendido por sus comentarios antisemitas. Participó en el mismo evento electoral que Ali y en el sitio web. guido fawkesconocido por revelar escándalos políticos británicos, ha dicho que Jones se refirió al “jodido Israel” (maldito israel) y aseguró que “todos” los ciudadanos judíos británicos que decidan alistarse en el ejército israelí para luchar contra Hamás deberían ser encerrados.

Nadie ha quedado satisfecho con el torpe manejo del asunto por parte de Starmer y su equipo. El disparo final lo ha dado Martin Forde, el abogado a quien la actual dirección del partido encargó un informe sobre el antisemitismo dentro del Partido Laborista. Aquel texto fue demoledor, pero Forde ha calificado ahora de “caótica” la respuesta al caso Ali, además de expresar sus sospechas de que la supuesta firmeza ante las conductas antisemitas tiene grados, y depende mucho de si la ofensa proviene de aliados o rivales de la actual dirección del partido.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin límites

_