martes, junio 18

Un cuarto de hora le basta al Barcelona | Fútbol | Deportes

Mariona Caldentey celebra con sus compañeros su gol ante el Frankfurt.RONALD WITTEK (EFE)

No importa el rival, no importa el lugar. El Barcelona no se rindió ante el primer y cuádruple campeón de la Liga de Campeones, y congeló al Eintracht Frankfurt, su segundo rival en la fase de grupos, poniendo el marcador 1-3. Hacía dos años que el Barça no ganaba en Alemania. Y la tercera fue la vencida.

EINEintracht Frankfurt Femenino

1

Stina Johannes, Pia-Sophie Wolter, Verena Hanshaw, Sara Doorsoun, Sophia Kleinherne, Barbara Dunst, Géraldine Reuteler, Laura Freigang, Tanja Pawollek, Lara Prasnikar y Nicole Anyomi

FCBF FC Barcelona Femenino

3

Sandra Paños, Mapi León, Ona Batlle, Lucy Bronze, Ingrid Engen, Caroline Graham Hansen, Salma Paralluelo, Keira Walsh, Patri Guijarro, Aitana Bonmatí y Mariona Caldentey

Objetivos 1-0 min. 42: Laura Freigang. 1-1 min. 48: Salma Paralluelo. 1-2 min. 58: Mariona Caldentey. 1-3 min. 61: Salma Paralluelo.

Árbitro Jana Adamková

Tarjetas amarillas Mariona Caldentey (min. 66) y Ona Batlle (min. 67)

Aunque durante la primera parte el club azulgrana no pudo aguantar las rápidas transiciones del Eintracht ni romper su sólida defensa, en la segunda rompió el hielo y superó al histórico club alemán en Frankfurt. El Barça se había acostumbrado a sufrir en Europa y esta vez, pese a la victoria, no fue diferente.

Se enfrentaron dos dinastías: el campeón histórico contra el actual rey de Europa. El ganador de la primera edición, frente a la última. Jonatan Giráldez apostó por el mismo once de la victoria por 5-0 ante el Madrid, aunque con Sandra Paños en lugar de Cata Coll -baja en última hora por gastroenteritis vírica-, mientras que Niko Arnautis repitió la misma fórmula de su victoria ante el Benfica. Las bajas empezaban a pesar en el Barça. De nuevo sin Irene Paredes ni Alexia Putellas.

Ante el himno de la Champions, Aitana Bonmatí sonrió. Al Barcelona no le importaron los pitos en las gradas, y menos el frío extremo y la alta humedad. Y con un grado de temperatura, el partido tardó en calentarse.

Los culés estaban presionando a los alemanes. Pero el Eintracht se mostró sólido en defensa en su regreso a la Liga de Campeones siete años después. Lo intentó el Barcelona por la izquierda, la banda de Salma Paralluelo y Ona Batlle, y Lucy Bronze frenó el tridente atacante, muy peligroso -sobre todo en recuperaciones y transiciones rápidas- por la derecha. El Barcelona no estuvo incómodo, pero sí impreciso. El Eintracht tuvo intensidad y coraje y, al estar bien posicionado defensivamente, frenó los movimientos del Barcelona, ​​que no coordinó el remate.

Y si a Salma le faltaba una marcha, la varita mágica del dúo Aitana Bonmatí y Graham Hansen se quedó bloqueada por los centrales Doorsun y Kleinherne. Y entre intentos frustrados y disparos débiles de Mariona Caldentey, el Barcelona tuvo la posesión. Pero no el peligro ni la construcción. Con el conjunto azulgrana bloqueado, Ingrid Engen y Mapi León trabajaron el doble. Y tras varios errores, dejaron sola a Laura Freigang, que cabeceó el marcador 1-0.

El Barcelona se quedó helado un minuto antes del descanso. Se había resbalado en el hielo. Hansen disparaba, pero no apuntaba. Jonatan intercambió a Mariona y Salma que, con un centro de Ona -jugando más arriba y centrada en el ataque- encontró el hueco para el empate. Algo había cambiado en el ritmo de los culés, y con más aire y oxígeno, arrinconaron al conjunto alemán. Despegada, Mariona aprovechó un córner para marcar el segundo y marcar su gol número 100 con el Barcelona, ​​quinto goleador del club en lograrlo.

En 15 minutos el Barça había dado la vuelta al partido. Y aún faltaba un tercer gol de Salma para sellarlo y prolongar la racha de imbatibilidad blaugrana. Sandra Paños no estuvo fina e hizo temer al Eintracht un segundo gol, aunque finalmente despejó la defensa. Las rotaciones llegaron 10 minutos antes del final. Claudia Pina salió por Mariona, Marta Torrejón por Bronce y Esmee Brughts por Graham Hansen. Y Giráldez le dio la oportunidad a las jóvenes Vicky López y Lucía Corrales. El ritmo bajó, el campo se enfrió y el Barcelona sumó tres puntos más tras un comienzo para olvidar. La victoria colocó al equipo azulgrana como líder de su grupo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Xo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.